Refréscate con «cold brew»: cafë frío para días calurosos

Con la llegada del calor, todos buscamos maneras refrescantes de mantenernos despiertos y llenos de energía. ¿Qué mejor manera de hacerlo que con una deliciosa taza de cold brew? Originario de Japón en el siglo XVII, donde se conocía como "Kyoto-style coffee", el cold brew ha ganado popularidad en todo el mundo por su sabor suave y su capacidad para resaltar las notas dulces y frutales del café. Si aún no has probado esta maravilla del mundo del café, este es el momento perfecto para descubrirlo.

¿Qué es el cold brew?

El cold brew no es un café con hielo. Se trata de una técnica de preparación especial que implica remojar granos de café molidos en agua fría durante un período prolongado, generalmente entre 12 y 24 horas. El resultado es una bebida suave, menos ácida y con un sabor naturalmente dulce, perfecta para disfrutar en los días calurosos.

Beneficios del cold brew

  1. Sabor suave y dulce: La preparación en frío resalta las notas dulces y frutales del café, haciendo que el cold brew sea una opción menos amarga que el café caliente tradicional.

  2. Menos acidez: El cold brew es menos ácido, lo que lo hace ideal para personas con estómagos sensibles o que prefieren un sabor más suave.

  3. Refrescante: No hay nada más refrescante que una bebida fría en un día caluroso. El cold brew se puede disfrutar solo, con hielo, o mezclado con leche y un toque de miel para un delicioso café helado.

  4. Versatilidad: Puedes experimentar con diferentes recetas, como cold brew con leche de almendra, con un toque de vainilla, o incluso en cócteles con café.

¿Cómo preparar cold brew en casa?

Preparar cold brew en casa es más fácil de lo que piensas. Aquí tienes una receta sencilla para empezar:

Ingredientes y utensilios:

  • 100 gramos de café de especialidad molido grueso
  • 1 litro de agua fría
  • Un frasco grande o jarra con tapa
  • Un colador de malla fina o filtros de café

Elaboración:

  1. Mezcla el café molido y el agua en el frasco. Remueve bien para asegurarte de que todos los granos estén sumergidos.
  2. Refrigera la mezcla durante al menos 12 horas. Cuanto más tiempo lo dejes, más fuerte será el sabor.
  3. Cuela el café a través del colador de malla fina o utilizando filtros de café para separar los granos.
  4. Sirve tu cold brew sobre hielo y disfruta. Puedes añadir leche, sirope o endulzante a tu gusto.

Ideas para disfrutar tu cold brew

  • Cold brew con leche y canela. Añade un poco de leche (puede ser de almendra o avena) y una pizca de canela para un toque especial.
  • Cold brew tónico. Mezcla tu cold brew con agua tónica para una bebida burbujeante y refrescante.
  • Cold brew con cítricos. Agrega rodajas de naranja o limón para un sabor cítrico y fresco.

Para terminar

El cold brew es más que una moda pasajera, es una excelente manera de disfrutar el café durante los meses de más calor. Anímate a experimentar con diferentes combinaciones y encuentra tu receta perfecta. Este verano, mantén la frescura y la energía con una buena taza de cold brew, y comparte tu experiencia.

Más artículos