Armónico | Papúa Nueva Guinea | Grano 1 kg

47,50€
47,50€
 

Armónico es un cafë excepcional que proviene de la prestigiosa Finca Sigri, situada en el corazón del Valle del Wahgi, Papúa Nueva Guinea.

Cultivado de las variedades Typica, Bourbon y Arusha, este cafë se distingue por su perfecto equilibrio. Abre con notas florales, seguido de la dulzura del caramelo y un toque acogedor de vainilla. El perfil se completa con la vivacidad de la fruta amarilla, ofreciendo frescura y equilibrio.

Armónico es más que un cafë, es un homenaje al equilibrio perfecto entre la naturaleza y la habilidad de los productores de Sigri. Cada sorbo es un viaje a uno de los rincones más remotos y fascinantes del mundo, ofreciendo una experiencia sensorial especial, llena de sabor y armonía en cada taza.

 

País,Papúa Nueva Guinea
Región,Valle del Wahgi
Cata,Este cafë ofrece una experiencia sensorial embriagadora. Su perfil de sabor inicia con delicadas notas florales que evocan la frescura y belleza de un jardín en floración. Le sigue el dulzor profundo del caramelo, complementado por toques suaves y acogedores de vainilla, creando una riqueza indulgente en cada sorbo. La cata se completa con la vivacidad de la fruta amarilla, que aporta una dulzura jugosa y una acidez sutil, equilibrando magistralmente el conjunto. Este cafë captura la esencia y el espíritu del Valle del Wahgi, ofreciendo una taza excepcionalmente armoniosa y llena de matices.
Variedad,Typica, Bourbon y Arusha
Proceso,Beneficio húmedo (lavado)
Altitud,Más de 1.500 m s.n.m.

 

Preguntas Frecuentes

El cafë de especialidad son granos de cafë de la especie arábica, cultivados bajo condiciones específicas, seleccionados cuidadosamente y procesados con máxima atención al detalle para resaltar sus variados perfiles de aroma y sabor.

Lo molemos en el momento de preparar tu pedido y con la molienda adecuada a la cafetera que nos indiques. Así lo recibirás recién molido y al abrir la bolsa apreciarás todos sus aromas.

El grado de tueste es un factor clave y decisivo para apreciar todas las propiedades y cualidades de un buen cafë. Cada cafë es diferente, por eso, nuestro maestro tostador ajusta con cuidado el grado de tueste que mejor destacará sus propiedades y todas sus cualidades.

No, en nada. El café comercial suele ser de la variedad robusta, estar tostado desde hace meses y en exceso, casi "quemado", y si además es torrefacto, le han añadido azúcar durante el proceso de tueste. El resultado es un café muy amargo, tan amargo que es habitual tener que añadirle azúcar para ser capaz de beberlo.

El origen del cafë

El Valle del Wahgi, en Papúa Nueva Guinea, es una región cafetera de renombre mundial, conocida por su impresionante paisaje natural y condiciones climáticas ideales para el cultivo del cafë. Rodeado de montañas majestuosas y atravesado por ríos cristalinos, este valle ofrece un suelo fértil y volcánico que, combinado con un clima húmedo y temperaturas consistentes, crea un entorno perfecto para el desarrollo de cafés de especialidad con perfiles de sabor excepcionales. Los productores de cafë en el Valle del Wahgi, comprometidos con prácticas agrícolas sostenibles y métodos de procesamiento tradicionales, cultivan principalmente las variedades de Arábica, respetando profundamente la tierra que les proporciona este recurso precioso. Esta región es un testimonio del vínculo entre la naturaleza y la cultura del cafë, produciendo granos que se destacan por su complejidad, cuerpo y acidez equilibrada, reflejando la riqueza única del terroir del Valle del Wahgi.

El proceso

El proceso lavado comienza con la meticulosa selección de cerezas de
cafë maduras. Una vez recolectadas, las cerezas se despulpan para
eliminar la capa exterior de fruta, dejando el grano con una capa de
mucílago pegajoso. Los granos se colocan entonces en tanques de
fermentación, donde el mucílago se descompone a través de un proceso
natural de fermentación que dura entre 36 y 48 horas. Tras la
fermentación, los granos se lavan cuidadosamente con agua fresca para
eliminar los restos de mucílago, y luego se extienden en camas de secado al sol o en patios de secado, donde se les permite secar lentamente,
logrando un contenido de humedad óptimo. Este proceso lavado cuidadoso y controlado, realza la claridad y la complejidad de los sabores del cafë, produciendo tazas con una acidez brillante y notas limpias y distintivas.